dimarts, 18 de gener de 2011

Del Tebeo al libro gráfico. Un paseo por el noveno arte

En Cor Literari hemos dedicado dos días a la historia de esas publicaciones que los niños llamaban tebeos, los mayores, historietas, los expertos, comics... y que debería ser llamado con todos los honores: Literatura Gráfica.

En la primera charla nos propusimos evocar, con nostalgia, cariño y un punto de humor, los comics de nuestra infancia. Aquellos cuadernos de aventuras tan fantásticas como ingenuas, que terminaban con el insoportable 'Continuará...' Aquellas revistas de humor como TBO y PULGARCITO donde, entre caricaturas y bromas, aparecía el testimonio cotidiano de toda una época.

Hablamos del Guerrero del Antifaz y de Florita. Del Inspector Dan que nos inició en las historias de terror. De las Hazañas Bélicas de Boixcar, donde aprendíamos que la guerra no era un juego. De Superman, superpoderoso y tontorrón, y que nos fue prohibido durante muchos años por nuestra Supercensura que todavía era más tonta.

Presentamos el trabajo de grandes artistas. Y también, la verdad sea dicha, el de otros dibujantes mediocres o perezosos, que se aprovechaban la generosidad de los niños, que son críticos muy indulgentes.

Hablamos de la falsa rivalidad entre comics y libros. Vimos como los libros clásicos aparecían en versiones de historieta, y como las historieta empezaban a editarse en formatos de libro.

Y nos despedimos al final de los sesenta, cuando ya el lugar de los tebeos tradicionales había sido ocupado por las series de televisión. (¡TVE venció a TBO!)

En la segunda charla, nuestro compañero Xus Durán, autor de Literatura Gráfica (a él no le gusta el nombre 'Comic') nos habló de los grandes creadores, los hombres que convirtieron la historieta en arte. Pudimos admirar, entre muchos otros, la obra de Harold Foster, que se inició ilustrando Tarzan, y que luego creó la monumental saga del Principe Valiente. Xus comparó uno de sus dibujos con un cuadro de Alma Tadema en una demostración indiscutible de la cima artística a la que puede llegar una historieta. (A apreciar los dibujos contribuyó mucho la excelente calidad de las diapositivas, escaneadas y preparadas por nuestro compañero Ramón).

Xus nos explicó como Milton Caniff, el autor de Terry y los Piratas y de Steve Canyon, se convirtió en una figura institucional en Estados Unidos, llegando a aparecer en la portada de TIME.

Y no se olvidó de sus colegas españoles, Jose Gonzalez, Jose Ortiz y muchos otros, cuyos dibujos eran exportados a revistas americanas por sus editores y agentes, y que el público español solo descubría en las versiones traducidas de dichas revistas. (Xus nos comentó muy brevemente la relación entre editores y creadores, un mundo a menudo sórdido, sobrado de mezquindad y explotación)

Mención aparte mereció Manuel Vázquez, a quien Xus conoció bien, no solo como creador de personajes inolvidables como las Hermanas Gilda, o Anacleto, sino como eminente gorrón y moroso, cuya biografía cinematográfica ha protagonizado nada menos que Santiago Segura.

Para completar el tema, Ignacio Rios, gran conocedor del comic actual, nos presentó su historia desde el final de los sesenta hasta la actualidad. Desde aquella mítica revista Pilote donde nacieron Asterix, el teniente Blueberry, Aquiles Talon y buena parte de la historieta europea moderna, hasta las auténticas novelas gráficas de hoy mismo, concebidas desde y para el comic, como el famoso MAUS o las profundas obras sobre la Gran Guerra del francés Tardi. Ignacio nos dijo que el comic ha salido de los kioscos para entrar en las librerías, frase que resume claramente toda su evolución.

Ignacio, Xus y yo mismo, que, como autor, connaisseur o lector, amamos la literatura gráfica, hemos querido transmitiros ese amor a través de dos charlas que han sido intensas (el tema daba para mucho más) y donde solo lamentamos haber dejado poco tiempo para los coloquios que cierran habitualmente nuestras sesiones.

Gracias a todos, y, si alguno de vosotros decide releer un viejo Capitán Trueno o descubrir el último relato gráfico de vanguardia, será el mejor homenaje que podemos rendir a este arte, que es el noveno, según han decidido los que creen que el arte se puede numerar.

Jose Maria Alvarez

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada